¿Sabes qué es un quickie?

Mira que nos gusta ponerle nombre a todo, incluso cuando es algo que hemos estado practicando y disfrutando desde que el humano es humano. Pero más vale que estemos atentos a cada nombre nuevo que aparece entre la jerga sexual, no vaya a ser que nos perdamos pasar un buen rato con el guaperas del fondo del bar por no saber qué nos estaba queriendo decir.

Y es que ahora nos ha dado por darle nombre al típico ‘rapidito’, pero así, en inglés, ‘quickie’, que queda mejor y nos hace sentir más sexy. Así que ya sabes, a partir de ahora a los polvos rapiditos, esos furtivos que improvisas en cualqueir momento en que te sube un poquito la temperatura corporal, los puedes llamar ‘quickies’. O vamos, el ‘kiki’ de toda la vida ahora que has aprendido de donde viene.

¿Por qué nos gustan tanto los quickies?

Lo más importante de los quikies es el factor sorpresa. Muchas parejas aburridas de la monotonía de sus relaciones han relegado el sexo a un segundo plano. Parece que en su vida sexual todo está planificado y no es hasta que pisan la cama que pueden siquiera pensar en ello. Y eso, la verdad, aburre y cansa. Sin embargo, el mundo de los quickies es toda una revelación porque para tener uno no existe el previo aviso. Y es que la situación no será ni siquiera la más idónea: los baños de un bar, una reunión familiar, el mítico ascensor… Si hay ganas, cualquier sitio es bueno para un quickie.

7 Momentos para un buen quickie

1. Los anuncios de Antena 3: Porque sabes que una vez empiezan nadie sabe cuándo van a acabar, ni ellos mismos, y es que parece que sus relojes por cada minuto que pasa retroceden

2. 5 minutos para un nuevo capítulo de tu serie favorita: No llevas esperando meses para ahora no poder tuitear en directo la emisión.

3. Tus amigos llegan en nada: Y tú todavía no te habías hecho el pelo así que, ¿qué más da un poco más que menos despeinada? Van a tener que esperarte de todas formas.

4. Tu mejor amigo está contando por enésima vez sus hazañas: Tú mientrastanto aprovechas para llevarte a tu pareja a la cocina a por hielos, aunque vuelven un poco derretidos.

5. Tu compañera de piso se está acabando de arreglar: Sí, porque quien dice acabando dice empezando. Pero tú que ya la conoces y sabes leer entre líneas aprovechas cada minuto de sus excusas en cosas más productivas.

6. Como calentamiento para el gimnasio: Dicen que antes de todo ejercicio hay que estirar los músculos. Y bueno, que con que te apliques un poco no va a hacer falta ni que vayas.

7. Rememorar el día en que os conocisteis en ese bar: Hay sosos que simplemente van a celebrarlo cenando allí. Pero, acaso no sería mejor…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *